Ponga bate récords


Sellaño / San Juan de Beleño (Ponga), P. MARTÍNEZ

Si las cifras son llamativas ahora en Ponga, que hay un bar por cada 49 habitantes, más debieron de serlo antes de que el concejo comenzara a despoblarse. En un pueblo como Sellaño hubo, hasta hace quince o veinte años, cinco bares funcionando con poco más de cien habitantes.

Nombres como Casa Amparo -el último en cerrar, sobre el año 2000- Casa Manolo, Casa Hermógenes y Casa Rebustiano son sinónimo de aquella época pasada, en que los establecimientos sí se nutrían del gasto local. Hasta el pasado otoño funcionaron tres bares y restaurantes, pero uno no pudo hacer frente a los gastos, incluida la renta del local, y ahora cuelga el cartel de “se alquila”.

Los otros dos son negocios familiares, con muchos años de trayectoria, que viven del gasto de turistas y vecinos. El Hermanos Pilar es, además de restaurante y hotel, un bar en el que paran los ponguetos, sobre todo por la tarde, a tomar sus cafés, cervezas y vinos. Echan de menos, al igual que en otros establecimientos del concejo, a los obreros que trabajaban en obras públicas o en la construcción de casas, pues solían ir a comer y hospedarse. Ahora cuesta encontrar uno y todos reconocen que es la temporada turística la que más clientes trae. David Alas tiene 33 años y decidió quedarse en Sellaño para tirar, junto a su madre, por el negocio familiar, Casa Gerardo. Tras 17 años llevando El Puente decidieron comprar un terreno y construir el hotel y restaurante en el que hoy aseguran “sobrevivir del turismo” y gracias a que en este tiempo han conseguido una clientela fiel.

La mayoría de establecimientos ponguetos abre todo el año, pero muchos a base de llevar, como Alas y su familia, “ocho años sin coger vacaciones”. Durante los primeros años con el otro establecimiento esta familia vivió “del pueblo, básicamente”, pues era una época en la que “todos los días entraba algo en caja, ahora hay días en que no”. El despoblamiento del concejo, sumado al envejecimiento, hacen que esto ya no sea posible, al menos en su caso. La Fonda de Ponga es un bar, restaurante y pensión ubicado en un edificio de San Juan de Beleño, la capital del concejo, con un siglo de trayectoria. La parada del autobús de línea, conocido como “el correo” les llevaba muchos clientes entonces y el negocio vive ahora “del turismo y, como complemento, de la gente de los pueblos” del concejo. Tomás Santos regenta el establecimiento con su mujer y también cuenta con una clientela fija, en especial de la zona del Mediterráneo.

Hasta el pasado mes de enero, en Beleño había tres establecimientos abiertos, pero uno ha cerrado, se desconoce si por temporada o de forma definitiva. En el otro que sigue abierto, Casa Luciano, no parecen estar tan pendientes de los turistas, pues aseguran que pesa más el consumo local. Rubén Cid abrió el bar en noviembre de 2012 junto a su mujer, que es pongueta. “No teníamos nada, nos lo ofrecieron y para aquí vinimos”, relata el joven, que asegura que no se puede quejar. “No es fácil, pero tenemos trabajo”, explica mientras considera una suerte “abrir y que la gente siga viniendo a diario, sobre todo la gente del pueblo”.

This entry was posted in ES and tagged by News4Me. Bookmark the permalink.

About News4Me

Globe-informer on Argentinian, Bahraini, Bavarian, Bosnian, Briton, Cantonese, Catalan, Chilean, Congolese, Croat, Ethiopian, Finnish, Flemish, German, Hungarian, Icelandic, Indian, Irish, Israeli, Jordanian, Javanese, Kiwi, Kurd, Kurdish, Malawian, Malay, Malaysian, Mauritian, Mongolian, Mozambican, Nepali, Nigerian, Paki, Palestinian, Papuan, Senegalese, Sicilian, Singaporean, Slovenian, South African, Syrian, Tanzanian, Texan, Tibetan, Ukrainian, Valencian, Venetian, and Venezuelan news

Leave a Reply